Blog Cisco Latinoamérica
Compartir

El rol de la mujer como protagonista del desarrollo de América Latina y El Caribe


26 abril 2018


Me pareció muy positivo ver que este año se le dio mayor relevancia a la igualdad de género en la VII Cumbre de Las Américas realizada en Lima, y aquí les quiero compartir algunos de los puntos más importantes que fueron considerados con respecto a la evolución en el rol de la mujer, no como víctima, sino como protagonista clave de la economía del siglo XXI.

En los últimos cincuenta años, el impacto logrado en la vida económica, política y social de los países de la región (ALC – América Latina y El Caribe), considerando la mayor representación lograda en la política y vida laboral de la mujer, ha sido clave para impulsar a todos los países en su desarrollo. Sin embargo, falta aún desarrollar aspectos claves como por ejemplo la igualdad de oportunidades laborales y paridad entre sueldos de hombres y mujeres, que continúan siendo temas de discusión a nivel global.

En mi caso, he tenido el privilegio de venir trabajando, desde hace más de 25 años, para empresas líderes mundiales de tecnología como Oracle, HP, Microsoft, Cisco Systems, con fuerte cultura corporativa y de valores sólidos que penalizan la discriminación, y brindan igualdad de oportunidades, permitiendo a sus ejecutivas crecer profesionalmente y, a la vez, desempeñarse en los diferentes roles de mujer como madres, esposas y amas de casa.

Empresas líderes, como las mencionadas anteriormente, y que tienen a la innovación como parte de su ADN, saben del valor que aporta una empresa con diversidad e inclusión en todo sentido, sin prejuicios, sin inseguridades, promoviendo que desarrollemos todo nuestro potencial. Es por ello que resulta hoy sumamente necesario que más empresas del sector privado y entidades públicas, sigan estos principios.

En mi rol actual, como Directora de Canales para Latinoamérica en Cisco Systems, tengo oportunidad de interactuar con empresas de diversos países que tienen interés de promover la diversidad y recibo consultas acerca de la forma en la que se puede promover esa cultura: qué políticas se pueden manejar, y sobre todo, cómo podemos expandir estas buenas prácticas para dar espacio a más mujeres a crecer profesionalmente y aportar en todos los ámbitos. La buena noticia es que no se trata de costosas inversiones, sino de evolucionar la cultura corporativa y las consideraciones necesarias para promover la atracción y desarrollo de talento femenino. Exijan en cada proceso de reclutamiento la participación de ambos géneros, en mi experiencia, seguir esta práctica me ha permitido lograr incorporar excelentes profesionales con nuevos skills a la empresa, créanme que no se van a arrepentir.

Los invito entonces a todos a reflexionar… ¿Cómo incentivar a más mujeres a estudiar las carreras vinculadas al mundo empresarial? ¿Cómo contar con más ingenieras? ¿Estamos motivando a nuestras hijas a incursionar en un mundo que antes era solo de hombres? ¿Cómo pueden incluir a más mujeres en sus empresas? ¿En más puestos ejecutivos? ¿En sus directorios? ¿Qué medidas concretas llevarán a cabo para ayudar a cerrar esta brecha?

Aquí les comparto la información citada textualmente del documento “LA MUJER COMO PROTAGONISTA DE LA ECONOMÍA DEL SIGLO XXI “preparado por la Vicepresidencia de Sectores y Conocimiento del BID, información que he clasificado destacando lo que se ha avanzado y lo que marca el camino pendiente. Espero les sea de utilidad.

¿Por qué es importante incorporar a más mujeres al mundo laboral?

  • “El trabajo de la mujer es un factor crítico para el crecimiento económico de ALC. Se estima que el PIB de la región crecería US$2,5 billones si la brecha de género en participación se cerrara completamente.
  •  “La diversidad de género en el liderazgo de las empresas es rentable. Las empresas que cotizan en bolsa en ALC y que cuentan con una o más mujeres en sus comités ejecutivos, presentan una rentabilidad del capital (Return on Equity, ROE) 44% mayor y un margen operativo sobre ventas (EBIT) 47% superior a aquellas que no incluyen a mujeres en dichas posiciones”.
  • Las mujeres y las niñas representan la mitad de la población mundial, y por lo tanto, la mitad de su potencial. Cada vez más líderes empresariales y gobiernos prestan más atención a este motor económico, social y financiero. (…) “si la Participación Laboral Femenina (PLF) en ALC alcanzara el nivel de la masculina, el PIB per cápita sería un 34% más alto”.
  • “El aumento de empleo femenino contribuye significativamente a la reducción de la pobreza y la desigualdad. En la primera década del siglo XXI, los ingresos del mercado laboral femenino redujeron un 30% la pobreza extrema y un 28% la inequidad en la región”.

¿Qué avances se han logrado en la región?

  • ALC ha registrado importantes avances en materia de igualdad de género. (…) En los años sesenta, tan solo dos de cada diez mujeres adultas trabajaban o buscaban activamente trabajo. En la actualidad, al menos seis de cada diez mujeres latinoamericanas participan en el mercado laboral.
  •  “La proporción de mujeres parlamentarias en las cámaras bajas de ALC aumentó un 102% entre 2000 y 2017 (del 13% al 25%). Este un nivel de crecimiento muy superior al observado en el resto de las regiones del mundo”.
  •  “América Latina y el Caribe (ALC) ha cerrado el 70% de su brecha de género total. Fue la primera región en conseguir paridad de género en educación primaria y secundaria”.

¿Cuáles son los desafíos?

  • “La igualdad de género en el ámbito laboral sigue siendo un desafío pendiente. ALC tiene un bajo desempeño en el cierre de esta brecha en comparación con otras regiones”.
  • A pesar que la diversidad de género en el liderazgo de las empresas es rentable (…) “la representación de mujeres en cargos de liderazgo es limitada en la región. Las mujeres ocupan tan solo el 8,5% de los directorios y el 4,2% de las presidencias y direcciones ejecutivas (CEO) de las empresas que cotizan en bolsa”.
  • Si bien la creciente participación de las mujeres en el mercado de trabajo alcanzó un nivel del 68%, este crecimiento fue insuficiente para cerrar la brecha con los hombres, cuya tasa de participación permanece constante en torno al 95%.

Si promover más a la mujer en el mundo laboral, es de suma relevancia para el desarrollo de nuestra región, es impostergable que trabajemos todos en lograr esos cambios y cerrar la brecha.

Tags:
Deje un comentario