Blog Cisco Latinoamérica
Compartir

¿Qué es la obsolescencia tecnológica?


28 June 2016


Los negocios están en movimiento. Fenómenos actuales como la nube, o el impacto de las redes en los hábitos y costumbres de los usuarios, están creando un torbellino de cambios que les imponen nuevas estrategias corporativas a las empresas. Por eso, hoy todas las organizaciones enfrentan una nueva amenaza: la obsolescencia tecnológica. Para evitarla, el único camino es la transformación digital que implica modificar tecnología, procesos, habilidades TI, incluso los modelos de negocio

Nuevos hábitos y costumbres de los usuarios

La vida cotidiana de las personas ha cambiado radicalmente en estas últimas décadas. Solo necesitamos pensar dos minutos en la forma que llevamos a cabo nuestras propias transacciones y tendremos una clara demostración de la eficacia de los modelos de negocios digitales, por ejemplo: cómo pagamos (Airtel, Square o Apple Pay); la manera en que compramos y vendemos (desde Big Box a entregas en tiempo real), y la forma en que buscamos y consumimos servicios (Airbnb, Uber, Lyft, etc.).

Además, las investigaciones de Cisco/IMD Digital Vortex Research sobre cómo las innovaciones impulsan cambios en la sociedad y en la cultura laboral, también arrojan resultados positivos. Señalan, por ejemplo, que en los próximos cinco años la disrupción digital desplazará un 40% a las tecnologías ahora existentes. Por estos motivos, es muy importante que las organizaciones puedan comprender el mecanismo de dicha transformación para poder minimizar las amenazas y aprovechar las oportunidades digitales.

 

¿Qué significa digitalizar una compañía?

La digitalización es la próxima evolución de la tecnología, aquella que les permitirá a las empresas y/u organizaciones tener un diferenciador ante su competencia, así podrán obtener soluciones rápidas y fáciles de implementar, reducir costos, y fortalecer su seguridad. Para poder realizarla, nuestros equipos de redes  protegen los procesos digitales antes, durante y después de un ataque y nuestro rescate digital implica brindar recursos suficientes para transformar —con un enfoque holístico— la tecnología, los procesos, las habilidades de IT, e incluso los modelos de negocio de una organización.

Estas transformaciones no se realizan siempre de manera similar, en algunos países e industrias, por ejemplo, las organizaciones están cruzando este “abismo” (la obsolescencia tecnológica) a ritmos diferentes, moviéndose más rápido unos que otros. Es decir, la diferencia está dada por las empresas con mayor rendimiento y con menor rendimiento, aunque estas últimas ya estén tomando el camino de la transformación de IT, existe una gran brecha entre las empresas líderes y las empresas rezagadas.

  • Empresas líderes y empresas rezagadas

Sabemos que muchas empresas ya nacieron digitales.  Por lo tanto, estas no tienen problemas de sistemas, procesos, estructuras, y su personal cuenta con los recursos y herramientas adecuadas para incorporarse a este nuevo tipo de compañía —las compañías emergentes suelen ser más rápidas, ágiles e innovadoras—. Sin embargo, las empresas ya establecidas también tienen sus ventajas, porque poseen marcas fuertes y relaciones profundas en el sector, y un vasto conocimiento del mercado en el que compiten.

La diferencia entre líderes y rezagadas se vincula con el grado de automatización de la empresa y sus dispositivos de seguridad, lamentablemente solo alguna de ellas cuentan con políticas de seguridad que se revisen y actualicen regularmente. También otra característica que las distingue es tener las habilidades de IT apropiadas para construir una organización digitalmente viable, ya que muchas de ellas no están listas para la computación en la nube híbrida, para mover datos y cargas de trabajo en la nube pública, y algunas (1 de cada 3) ni siquiera tienen planes para cambiar esta estrategia en los próximos años.

La digitalización está creando un nuevo paradigma

Hoy, la digitalización está creando una nueva interacción, estableciendo un nuevo paradigma, por eso aquí destacamos las áreas críticas de una empresa donde el rescate digital transformará sus procesos:

  • Movilidad: La digitalización posibilita usar una gran variedad de dispositivos móviles, redes inalámbricas y servicios de IT centrados en la movilidad, lo que permite operar en una extensa distribución geográfica. De esta manera, son más eficaces los controles y la implementación de las políticas de IT en una organización u empresa con negocios repartidos en un mismo país o por todo el mundo.
  • Nube: La era digital exige soluciones basadas en la nube, ya que la administración central y el control de la información son esenciales. Esto significa que el personal de IT debe evaluar a sus proveedores: requisitos de escalabilidad, la tolerancia a fallas, la confiabilidad y la continuidad.
  • Seguridad, integridad y privacidad: Representa uno de los mayores desafíos porque la incapacidad para abordarlos puede destruir por completo la integridad de una empresa. El hacking, el robo de información, y otras fallas en la seguridad, hoy son tan comunes que es fácil sentirse abrumado. Sin embargo, ciertas técnicas como el cifrado de datos sensibles, o proporcionar soluciones sólidas de autenticación y administración de identidad, junto con el aumento de la conciencia general —sobre la base de usuarios— producen excelentes resultados.
  • Administración del contenido: Ser digital, en última instancia, es poder trabajar de manera fluida con los datos y la información en todas las aplicaciones y los grupos de trabajo. En este contexto, los datos y la información se conocen como contenido. Por lo tanto, es importante maximizar el control de esos contenidos.
  • Datos masivos y análisis: El aumento de los datos masivos en la era digital no es sorpresivo. Analizarlos y ser capaces de localizar los patrones y las tendencias de los datos en sí mismos, conociendo cómo se utilizan, produce grandes ventajas para todos los sectores. Ese es el elemento disruptivo.
  • Colaboración: La tecnología digital es esencialmente colaborativa porque el uso compartido de la información es más accesible y fluida. La aplicación digital de la colaboración se enfoca en el intercambio entre las organizaciones, teniendo en cuenta que el valor de la tecnología digital es la colaboración entre las organizaciones y no solo dentro de ellas.
  • Redes sociales: El futuro de la colaboración digital se enfocará en la evolución de las redes sociales. A diferencia de los servicios públicos, los servicios orientados a la publicidad tales como Facebook y Twitter —redes sociales para uso empresarial— incorporarán: las comunicaciones unificadas (UC), la creación, el acceso y la administración de la información compartida.

Finalmente, para que su empresa no se vuelva obsoleta, que pueda brindar siempre soluciones y tener respuestas, Cisco tiene los recursos y herramientas adecuadas para cubrir todas las necesidades de IT del negocio. Incluso ofrece una ventaja inmejorable: sus soluciones siempre son compatibles. Y no solamente hablamos de datos, nos referimos también a las aplicaciones y operaciones.

Tags:
Deje un comentario