Blog de Cisco España
Compartir

Mi primer día en Cisco


21 September 2020


Un día estás estudiando modificación de conducta en Somosaguas y en un abrir y cerrar de ojos, estás trabajando en Cisco vendiendo tecnología. ¡El tiempo pasa demasiado rápido, y sin que te des cuenta, han pasado muchas cosas!

El 4 de septiembre de 2018 comencé una nueva aventura profesional. Buscaba un nuevo desafío. Un lugar donde formarme y aprender de los mejores. Había oído maravillas de Cisco pero la realidad es que no tenía ni idea de lo que iba a pasar. No conocía a nadie. La entrevista me había dejado muy buen sabor de boca y me sentí con fuerzas y muy motivada durante todo el proceso. Fue bastante cómodo. 

 

Llegando a Alcobendas

Recuerdo mis nervios de camino a la oficina desde el metro, me torcí los tobillos un par de veces subida en mis alpargatas de cuña. Y es que tenía que respirar y sentarme en el banco para tomar conciencia de lo que se avecinaba, que no era poco. Decidí parar un momento, no podía ir así de nerviosa. Además llegaba muy pronto. Llamé a casa para confirmar la llegada (un buen rato después) y mi padre me dijo las sabias palabras que siempre me tranquilizan: “que la fuerza te acompañe”.

Afortunadamente en mi equipo y por casualidad estaba María, antigua compi del colegio y a la que me moría de ganas de ver. Pero para verla a ella tenía que pasar por ese primer día y conocer a todo el mundo. ¿Les caeré bien?. ¿Les gustaré?.

Tenía sentimientos encontrados: mariposas en el estómago y nervios a flor de piel. Pero todo fue mucho mejor que eso. Anticipar no es nada bueno queridos lectores.

Llegué a la entrada y ya estaban Óscar, Jorge y Jimmy con el primer café de la mañana con la mejor de las sonrisas para acogerme y calmarme, aunque ellos no lo supieran. Y cómo no mencionar a Guille, empezaba ese primer día conmigo y no me podía hacer más ilusión que él estuviera en la misma situación que yo, siempre es tranquilizador. 

Vane, Gonza, Gemmi, Silvia, Patricia, Santi, David, Karina, Lara, Madalina, Elenita, Eva, Rodrigo, Jose Javier, Natalia, Raúl, Ana, Enric, María (y muchos otros que seguro que me dejo por el camino) nos presentaron en la planta 1 y ya me acogisteis vosotros también. Fue liberador encontrar a gente tan agradable ya que hicieron que ese aterrizaje fuese muchísimo  más llevadero. Gracias por ese “abrazo gigante” que me disteis cada uno ese día, fue muy importante para mi.

El resto de la mañana la pasamos reunidos con Angelica repasando nuestro contrato, abriendo regalos de bienvenida y enseñándonos el edificio. Ella también colaboró en que ese primer día fuera tan especial. 

 

Mi día a día

Trabajo en ventas y tengo una cartera de clientes muy variada que me permite descubrir y ayudarles en todos sus proyectos de IT. Trabajo en equipo y con el canal, vamos de la mano en cada proyecto. En mi trabajo nunca te aburres, no sabes lo que te deparará cada día y eso también me parece único y valioso. Lo bueno es que tengo mucha flexibilidad y con los clientes puedo tratar con distintos departamentos, asesorarles, organizarles sesiones personalizadas, demos.

De Cisco en general me quedo con su cultura empresarial y sus personas. ¡Lo mejor de Cisco es la gente que trabaja aquí!

Y otro aspecto a destacar es cómo se potencia la creatividad. Siempre puedes aportar algo que anime al resto y eso hace que puedas ser muy libre y tener buenas ideas que aporten a los demás.

Desde entonces, esta posición en la que trabajo ahora le ha aportado mucho a mi carrera profesional. Ha sido un cambio radical que no cambiaría en nada: he trabajado muy duro y he aprendido muchos aspectos y mejorado otros: compañerismo, perseverancia, constancia. Me he vuelto más ambiciosa y no en el sentido material. Siempre hay cosas que aprender y perfeccionar y en esta empresa nunca te cansas de aprender del negocio y también de las personas. 

En Cisco te quedas con un buen sabor de boca siempre y quieres más. Creo que nunca me había pasado sentir tanta satisfacción personal y laboral. Y me parece que no todo el mundo tiene esa sensación en sus trabajos. Soy muy afortunada. He tenido muchas oportunidades que no había tenido hasta ahora como ir cada verano a formarnos toda la fuerza de ventas a Las Vegas, escribir un blog, organizar sesiones de Mindfulness para mis compañeros y otras que están por llegar seguro.

Mi primer día fue una pasada. Aún lo recuerdo con mucho cariño y absoluta nitidez. Me tomé unos 7 cafés, ¡estaba como una moto! Pero me encantó.

Y aquí estoy dos años después: echándoos muchísimo de menos a todos, deseando charlar por los pasillos, tomarnos ese café juntos, comer de menú del día todo el equipo juntos y enterarme de todos vuestros proyectos por estar sentada a vuestro lado. Y lo más importante: aprender cada día algo nuevo gracias a cada uno de vosotros.

Mientras tanto me conformo con los cafés virtuales y las charlas eternas sobre las ganas de vernos.

Cisco España me ha cambiado la vida y volvería mil veces más a decir que sí, que quería probar suerte aquí. Gracias a todos los que me habéis ayudado a lo largo de estos años y los que os habéis convertido en amigos, sois muy importantes para mi. 

¡Qué maravilla que una compañía consiga construir relaciones tan maravillosas, cuide de cada empleado y trabajar sea un placer!

 


Leer más

Veinte añitos no son nada

Cómo convertirse en partner de Cisco

Nuestro compromiso contigo

Tags:
Deje un comentario