Blog de Cisco España
Compartir

Consejos para trabajar desde casa sanamente


1 April 2020


Hola, soy Paula Campuzano, VS Account Manager de Cisco aunque hoy vengo a hablaros como Psicóloga Clínica, que fue lo que estudié y ejercí durante muchos años. Estoy recibiendo muchas llamadas de familiares y amigos pidiéndome consejo sobre cómo afrontar el cambio repentino de tener que trabajar ahora desde casa. Por eso he escrito este artículo con tips para vosotros, que espero os resulten útiles.

Si es la primera vez que trabajas en remoto puede que te resulte difícil al principio. Seguramente hayas tenido cambios de humor, tristeza, irritabilidad. Quiero que sepas que es normal. A mí también me ha pasado. Poco a poco te acostumbrarás a la nueva situación y lo llevarás cada vez mejor. Lo importante es poner en marcha algunas buenas prácticas para manejar tu nuevo día a día de la mejor manera posible. Con mucha franqueza, son algunas prácticas que yo estoy poniendo en marcha y la verdad es que me funcionan. 

¡Por cierto! Quiero aprender de tus tips y prácticas para copiarlas. Todos podemos aprender del resto, y más aún si es algo que te está funcionando. Hemos de ser prácticos y generosos. Muchísimas gracias por dedicarme unos minutos a este primer post y allá van:

Cumple un horario como harías habitualmente: intenta ser organizado con esto porque si teletrabajas puede “irse un poco de las manos” y podrías llegar a dedicar muchas más horas. Algunos fenómenos como fatiga o irritabilidad podrían aparecer si no eres cauto manteniendo un horario de trabajo; lo que conllevará un rendimiento inferior. Intenta establecer siempre una rutina para acostarte y levantarte. Esto ayudará a ser mucho más organizado y productivo.

Mantén tu higiene personal y vestimenta también como lo harías habitualmente: no sabemos cuánto tiempo vamos a tener que estar de este modo, por lo que te recomiendo que te arregles y hagas de tu casa tu espacio de trabajo. Mantener la higiene personal y arreglarse como para ir a la ofi te ayudará a mantener el contexto laboral y a conectar mejor con tus tareas.

Destina un espacio específico para trabajar: que sea un ambiente ventilado y agradable y si es cerca de una ventana, mejor. Intenta pasar el tiempo con tu familia, leer, ver Netflix, hablar con amigos por Webex en un ambiente diferenciado del de trabajo.

Alimentación sana y adecuada: aprovecha que estás en casa para comer bien (aunque a veces tengas ganas de comer cosas “prohibidas” por el aburrimiento). Practica una tabla de ejercicios diaria. Si tienes peques puedes probar madrugando un poquito antes para hacer 20 minutos de deporte. Hay muchísimos videos en YouTube. En mi caso, hago meditación cada mañana 15 minutos (y cada vez que tengo un mal momento)

Dedícate un tiempo para ti: aunque sea una vez a la semana, aprovecha tu licencia de Webex también para conversar con amigos y familia. Practica algún hobbie que te guste. Intenta continuar tus hobbies lo máximo que puedas. Además, en la red hay un montón de ideas divertidísimas que pueden inspirarte. Yo estoy súper enganchada a colorear mandalas y también he retomado mi pasión por la papiroflexia.

Si tienes peques en casa: te recomiendo este artículo publicado por el Colegio Oficial de Psicólogos de Madrid para que expliques la situación a los más pequeños. Es a través de un cuento y creo que está fenomenal para que le echéis un vistacín.

Los peques también necesitan un horario: Si tienes que trabajar, propón a tu pareja revisar vuestras agendas el día anterior para planificar y no tener que improvisarlo. Y, sobre todo, ¡paciencia! Seguro que no es fácil cumplir el papel de padre / madre / profe y desempeñar el trabajo de forma habitual. No te exijas demasiado y planifícate bien.

Practica la ventilación emocional: desahógate, etiqueta lo que sientes. Intenta hablar con amigos o familiares sobre ello y permite que esas emociones se asienten. También escúchales, sé generoso con ellos. Creo que todos necesitamos un poquito de escucha sin esperar a dar nuestra opinión todo el rato.

Mantente informado pero no sobre-informado: te recomiendo que dosifiques la cantidad de información a la que te expones a diario. No te obsesiones. Date un respiro de tu teléfono si comienzas a sentir ansiedad. Si quieres investigar más en profundidad busca en fuentes oficiales y no te obsesiones demasiado con el futuro de la situación. Vivamos cada día, no nos pongamos ni en lo peor ni en el futuro. Ya que, por desgracia no somos adivinos. Rumiar no es adaptativo, intenta no darle demasiadas vueltas.

El tip más valioso: cuídate mucho, disfruta con las cosas que te hagan feliz. Cuida tus amistades, pásatelo bien con los tuyos, llama a tus amigos, ríete y no te obsesiones demasiado. Se aprende de todas las situaciones de la vida, y en un futuro no muy lejano estaremos de nuevo en las calles. Pero mientras tanto, ¡arriba ese ánimo!


Cuéntame cómo lo estás gestionando tú en comentarios. ¡Muchas gracias por leerme! Espero que te sirvan estos consejos. Y, sobre todo, ¡compártelo!

Tags:
Deje un comentario