Categories: Sector Público

Serie global de blogs “El papel de la nube en los gobiernos locales”: Nube y autoridad encargada del orden público (Parte 2): Ha llegado la hora de que los CIO de la fuerza policial comiencen a enfocarse en la nube

*Ésta es la segunda de una serie de blogs de dos partes que analiza las oportunidades que los servicios basados en la nube ofrecen a las agencias de autoridad encargadas del orden público, junto con los desafíos de este cambio fundamental en la manera en la que se administran los recursos de información.

Los sistemas de información son esenciales para todas las organizaciones de la policía. La vigilancia es un negocio de información, los arrestos se realizan con base en la información recibida y compartida; la inteligencia se genera del análisis de datos y la efectividad operativa depende de conocer dónde se encuentran los recursos.

Durante 50 años, las organizaciones de la policía han dependido de computadoras y los departamentos de TI de la policía se han preparado para adquirirlas y administrarlas. El desarrollo de la nube tiene el potencial para generar el cambio. Pero, si vemos más allá de las áreas innovadoras como la denuncia de delitos de origen popular y medios sociales, la adopción es lenta. ¿Por qué?

Los servicios de la nube no son nuevos en la vigilancia. Desde 1970, las fuerzas del Reino Unido se han beneficiado de la disponibilidad de los servicios de información proporcionados por terceros a través de la Computadora Nacional de la Policía y, posteriormente, la base de datos de ADN y el sistema nacional de huellas digitales. Estos servicios los han proporcionado las organizaciones del sector público, algunas veces en colaboración con los proveedores del sector privado, y se pueden considerar un servicio en la nube privada.

Sin embargo, no sólo importa el suministro de servicios de información externa. La computación en la nube también aumenta la posibilidad de que las fuerzas obtengan acceso a los sistemas internos importantes a través de la nube. Esto incluye ERP, sistemas de inteligencia, comando y control, y administración de casos.

Las personas que toman decisiones en la vigilancia son lógicamente cautelosas, en especial si tienen experiencia limitada sobre la nube. En un sector conservador, la ventaja del primero que toma la iniciativa es una motivación menos poderosa que la certeza que surge al seguir una implementación exitosa en otra parte. Ciertamente, los problemas de seguridad son altos y en muchas jurisdicciones existen regulaciones que limitan los lugares en donde se pueden almacenar los datos.

Al mismo tiempo, los esfuerzos para desarrollar las nubes del sector público como la G-Cloud del Reino Unido, aún tienen que generar impacto en este sector. Además, hay una percepción generalizada de que una significativa reducción de costos es poco probable. Cuando las fuerzas policiales están bajo presión para reducir costos y las demandas sobre los sistemas existentes son mayores que nunca, los asediados departamentos de TI tienen poco tiempo para adquirir el conocimiento necesario de un nuevo modelo de administrar servicios.

Entonces, ¿en dónde es probable que empiece el cambio? Sospechamos que, al igual que con los medios sociales, la innovación vendrá de lugares en donde hay relativamente poco legado y en donde hay una fuerte oferta que reproduce sistemas y aplicaciones que ya están adaptadas para utilizarlas localmente.

Los servicios de datos móviles para los oficiales de primera línea son un buen ejemplo. Efectivamente, es evidente que los oficiales ya utilizan los servicios de la nube que no requieren acceso a la información de la policía (por ejemplo, Google Maps, a los cuales los oficiales pueden obtener acceso desde sus smartphones).

A pasar de que los servicios móviles 4G están implementados en la vigilancia, habrá demanda para que los proveedores de servicio desarrollen aplicaciones que puedan utilizar la interfaz y los datos de la policía con los sistemas antiguos (con las capacidades de seguridad correctas incorporadas). Las nuevas herramientas de inteligencia como Palantir, que pueden enlazar a los analistas con las organizaciones, serán en la nube. Al mismo tiempo, es probable que los servicios de apoyo sean subcontratados y que los integradores de sistemas que los proporcionan consideren los servicios de la nube como un medio de administrar el costo de prestar el servicio en varias organizaciones.

Los servicios de la nube inevitablemente serán más importantes en la vigilancia. Los innovadores como Facewatch están demostrando el potencial. Ahora es el momento para que los CIOs de las fuerzas policiales aprendan más sobre cómo la nube puede beneficiarlos.

Manténgase al tanto de las últimas notas de esta serie o haga clic aquí para reservar su copia de recursos de nube para el gobierno local, además de una copia de la compilación completa de esta serie de blogs cuando haya finalizado.

Share