Categories: Sector Público

Serie de blogs “El papel de la nube en los gobiernos locales”: De las lágrimas que ocasiona la tecnología a la confianza

No hace mucho tiempo circulaba este chiste en Internet:

Pregunta: Why computer was late for work?
Respuesta: Because it has a hard drive

David Letterman no tiene que mirar de reojo, pero el mal chiste puede generar una discusión sobre el poder de la nube y las comunidades.

A principios de Junio, las siete principales comunidades inteligentes del 2013 se dirigieron a Nueva York para el diálogo anual entre los 250 líderes mundiales del pensamiento invitados (incluido el Dr. Norman Jacknis de Cisco, quién ofreció el discurso inaugural este año denominado “Comunidad Revolucionaria”), los chefs revelaron los ingredientes secretos utilizados para reenergizar las comunidades en el SigloXXI.

Supongo que uno de los secretos revelados fue la idea de que llegar tarde al trabajo ha quedado obsoleto. Cuando se invierte apropiadamente en la conectividad, ésta desencadena una nueva fuerza laboral y revive a las comunidades que han estado buscando los medios para que su economía local prospere. Con certeza, la conectividad de banda ancha y el acceso más económico a la nube siguen siendo grandes impulsores para el reavivamiento de la comunidad y al menos parte del secreto para solucionar muchos problemas, incluso los traslados y la productividad.

Esa es la perspectiva. Los asistentes también escucharon disertar a personas como el cofundador de BlackBerry Mike Lazaridis, quién contó porqué considera que la informática cuántica será el próximo silicio de su comunidad, Waterloo, Canadá, la Comunidad Inteligente del 2007.

Él ha invertido CAN$250 millones en un fondo para empezar su labor. Cuenta con el entorno correcto.  Waterloo, una ciudad de solo 120.000 habitantes, originó el 10% de todas las empresas con cotización oficial en la Bolsa de Toronto en el 2007. Esto no fue un accidente, comparte características con las comunidades inteligentes de todas partes.

Waterloo y las famosas siete comunidades son el centro de una discusión a nivel mundial diseñada para inspirar a las comunidades y a sus líderes. El evento en Nueva York demostró cómo los mejores lugares del mundo llegaron ahí.  Estos son lugares de los que nunca ha escuchado. Además, se llevó a cabo un evento importante en el estudio cinematográfico seis de Steiner Studios el 7 de junio, donde una de las siete comunidades se enteró que fue elegida por un jurado internacional y una empresa de investigación de la India como la Comunidad Inteligente del 2013.

La Comunidad Inteligente del año es un reflejo de lo que está ocurriendo cada día. Al igual que la nube, la banda ancha y el concepto holístico del movimiento de la Comunidad Inteligente, continúan recibiendo inversiones de diferentes fuentes.

Lo más importante es lo que está ocurriendo en otras partes del mundo. Mientras las siete comunidades principales se reúnen en Brooklyn y Manhattan, muchos otros lugares estarán observando cada movimiento e idea sugeridos. Entre éstas se encuentran las comunidades inteligentes de Australia.

Australia está intentando transformarse en una nación digital a través de la inversión más grande de proyectos de infraestructura en su historia nacional. El fondo de inversión del Sr. Lazaridis es impresionante porque es personal. La Empresa de red nacional de banda ancha (NBNCo.) es una inversión de AUS 43 mil millones que utiliza el dinero de los contribuyentes. Se completa con una estrategia nacional de virtualización en la nube, diseñada para elevar a todo el país a un nivel que lo hará competitivo. Lo más importante es la necesidad de aportar a una nación que se ha quedado atrás en acceso global a precios asequibles. Estaré ahí poco después de la Cumbre ICF para participar en una serie de conferencias, una con el arquitecto de la NBNCo., el senador Stephen Conroy.  Para darles una idea sobre cómo Australia y sus comunidades toman con tanta seriedad esta inversión y este tema, el senador Conroy se encuentra en medio de un desaforado y necesario debate sobre el futuro de la nación y sin mencionarlo, sobre si las ventajas de la nube y de las comunidades inteligentes finalmente prevalecerán. Además de senador, Stephen Conroy es ministro de Banda Ancha, Comunicaciones y Economía Digital.

En el 2009, la fibra hasta las instalaciones se convirtió en el estándar de conectividad de alta velocidad.  Según el Consejo de FTTH, representaba el 63% de todas las suscripciones de fibra en el mercado de banda ancha de Asia-Pacífico. En aquel momento, Asia representaba más de 30.8 millones de los 38 millones de conexiones de fibra hasta el hogar del mundo. Eso fue hace cuatro años. En la actualidad, lugares como las comunidades inteligentes de Suwon, Korea; Singapur y Taichung, Taiwán; ya no se cuestionan al respecto ni pierden el tiempo discutiendo si la banda ancha es esencial o no. Es como preguntar si la electricidad es una buena idea. Australia recientemente está llegando a esta conclusión.

Pero ahí está. Dos comunidades inteligentes, Ballarat y Whittlesea, están en contacto con sus compañeros en Nueva York y hace mucho tiempo empezaron su transformación. Cada una es un sitio de prueba de NBNite, implementando la banda ancha y arraigando la nube en la economía local e infraestructura social.

En Ballarat, la tercera ciudad más grande del estado de Victoria, se destruyó la bonanza económica de la antigua ciudad agrícola y mineral. Experimentó casi el 20% de desempleo. En respuesta, el gobierno municipal, los líderes de la comunidad y el estado colaboraron con un plan de desarrollo económico a largo plazo enfocado en atraer a las empresas de TIC, invertir en educación superior y patrocinar la inclusión digital. El prospecto de la nube era el elemento central de esta visión.

En el 2013, Ballarat tiene el parque tecnológico más grande en Australia, el cual es la sede de 30 empresas que dan empleo a 1400 personas.  La introducción de la banda ancha, que aún no representa el 60% de los hogares, está a punto de aumentar mediante la distribución temprana de la red nacional de banda ancha. Los líderes locales, que trabajan con las universidades de la ciudad, han ayudado a generar una ola de activaciones e institutos de investigación. La comunidad también ha invertido en su juventud y población indígena en riesgo con capacitaciones especializadas sobre conocimientos básicos digitales. Se ha tomado una página del cuaderno de estrategias de TIC y se ha practicado la inclusión digital.

Pero si cada problema de la comunidad fuera un trabajo, tendríamos muchos problemas. A pesar de que la infraestructura arcaica jamás es un recurso económico o la fórmula para generar riqueza, retirar a una población envejecida de la economía moderna y de la sociedad es una puerta cerrada. Una puerta se cierra de golpe en la cara de las personas que solo desean contribuir y continuar siendo recursos para la sociedad. Aquí es en donde las comunidades inteligentes y la nube se vuelven interesantes.

Hace unas semanas, en la biblioteca de Yarra Plenty, un lugar cuyo CEO, Christine Mackenzie, está impulsando a la comunidad de Whittlesea, se abrió el centro digital Yarra Plenty. Tiene un amplio mandato, incluida la estrategia de computación en la nube. Sus ventajas son muchas, pero todos vuelven a casa con una historia contada por el senador Conroy. Una mujer que nunca antes había utilizado un iPad empezó a llorar porque se sentía fuera de lugar. Después de aprender rápidamente cómo usarlo, se sintió segura y empezó a tener confianza de nuevo.

La confianza siempre ha sido la esencia de la acción positiva. Es un verdadero ingrediente secreto de la comunidad humana. A pesar de que es un disco duro para Australia, sus comunidades inteligentes están asegurándose de que su población nunca llegue tarde a trabajar.

Esté atento al último par de blogs de esta serie o haga clic aquí para reservar su copia de recursos de nuestra nube para el gobierno local, además de una copia de la compilación completa de esta serie de blogs cuando haya finalizado.

Share