Mi mundo #Internetdetodo: Vivir una vida conectada.

El poder de la conectividad está impulsando el cambio a un ritmo sin precedentes, potenciado por la tecnología de manera exponencial. De acuerdo con el último Cisco Visual Networking Index (VNI), en 2013 se sumaron más de 500 mil millones de conexiones y dispositivos móviles y, para fines de 2014, se estima que la cantidad de dispositivos conectados superará la cantidad de habitantes del planeta. Y como la velocidad de las conexiones de red móviles se irá duplicando hacia el año 2018, será cada vez más fácil y rápido aumentar la cantidad de conexiones, como así también la forma en que se las utiliza.

Todo (y todos) se conectan, y esas conexiones son cada vez más inteligentes. Nos hacen redefinir el significado de estar conectados y cambian nuestro modo de percibir el mundo. No se trata meramente de crear conexiones: la experiencia del usuario es ahora un nuevo punto de referencia.

La experiencia comienza con usted. El autoseguimiento es una tendencia creciente ya que los dispositivos que se pueden llevar puestos y la informática incorporada son cada vez más influyentes en nuestra cotidianeidad. Eso es lo que impulsa el movimiento de la autocuantificación, que se define como “una manera avanzada de recopilar datos sobre la vida de una persona por medio de herramientas tecnológicas”.

He utilizado dispositivos de seguimiento de actividades durante un tiempo, y actualmente, soy propietario de las marcas más conocidas. Por eso puedo dar fe del poder de la información y de cómo ha cambiado mi comportamiento.  Por ejemplo, con solo echarle un vistazo a mi muñeca, puedo obtener muchos datos que me ayudan a decidir si me conviene ir caminando a una reunión o tomarme un taxi, con el objetivo final de mantenerme saludable y en forma.  La gamificación (ludificación) de los resultados en los dispositivos con insignias de premios y divertidas animaciones, también pueden ayudarlo a motivarse para alcanzar sus metas. No estoy solo en esta misión de la autocuantificación: durante 2014 se espera entregar alrededor de 90 millones de dispositivos que se pueden llevar puestos. Sin duda, los dispositivos para la salud y el bienestar son los factores de impulso clave.

Una experiencia fluida con nuestros dispositivos personales -y aquellos que se pueden llevar puestos- es clave para avanzar sin pausa en nuestra marcha tecnológica. Sigamos imaginando juntos, podemos hacer realidad todas nuestras ideas en un futuro no tan distante. En el último artículo de mi blog, estaba a punto de salir a trotar por la ciudad de Nueva York para vislumbrar con ustedes la vida en un mundo hiperconectado. Síganme mientras camino por la ciudad, mantengo mi estado físico y permanezco conectado.


Conectar personas con datos y objetos

Hay sensores por todas partes, y por la forma en que interactúan, me resultan útiles para aprovechar al máximo la caminata matutina, y al mismo tiempo, controlar mi salud y bienestar. Mientras me sumerjo en la ciudad, toco la manga de mi camiseta para configurar la temperatura. De esa forma, mientras corro, mi temperatura corporal estará controlada para evitar que su aumento me afecte negativamente. Incorporar sensores a la vestimenta es la próxima tendencia para el cuidado de la salud y la evolución del estilo.

Medir y controlar los factores ambientales, como la calidad del aire, también pueden generar un enorme impacto en el rendimiento y la salud de la persona. Por ejemplo, si sufriera algún tipo de alergia, el monitoreo ambiental inteligente sería valiosísimo, porque si la calidad del aire fuese deficiente o si el conteo o la dispersión del polen estuviesen altos, evitaría correr ese día.

En mi recorrido de hoy, los sensores incorporados a los árboles capturan y evalúan todos los datos, y los envían a mi reloj inteligente. Un servicio en tiempo real y basado en la ubicación, me proporciona información importante sobre el medioambiente que me ayudarán a decidir si es buena idea seguir trotando. Incluso, me ayuda a diagramar una ruta alternativa para evitar las áreas con mucho polen.

Conectar personas entre sí

Los servicios basados en la ubicación también conectan a personas entre sí. Mi aplicación para el club de corredores me alerta e informa acerca de los otros miembros del club que salieron a trotar (y viceversa), como así también sobre quiénes están cerca. Podemos reunirnos y salir a correr juntos, o determinar la hora y el lugar para reunirnos con otros miembros durante el recorrido.

Conectar personas con negocios

¿Cómo es posible que en mi cafetería local supiesen que deseaba un triple espresso? Gracias a mi aplicación urbana City 24/7 es posible detectar cuándo estoy cerca del lugar para enviarme ofertas especiales. Este tipo de servicio en tiempo real, sensible a la ubicación, funciona a un nivel hiperlocal y crea una experiencia más personalizada para el vecindario y el cliente.

Una tendencia que se inició en Corea del Sur, donde los comerciantes acercaban sus tiendas al consumidor mediante supermercados virtuales. Con una aplicación gratuita para smartphones, las personas pueden comprar al instante, desde las estaciones de trenes y otras ubicaciones centrales, con solo escanear los códigos QRC en una cartelera de alimentos interactiva, y luego programar la entrega en el hogar. Mientras troto, observo la cartelera virtual de un almacén en la parada de un autobús local. Puedo “seleccionar” fácilmente algunos artículos para la cena y coordinar la entrega puntual.

Es indiscutible que la tormenta perfecta de potencia informática, redes y costos impulsará el mundo hiperconectado que emerge. Los dispositivos conectados evolucionarán para detectar, recopilar, transmitir y analizar datos, y simultáneamente, brindarán la información que necesitamos para alcanzar los resultados deseados. El verdadero poder surgirá cuando varias fuentes y flujos de datos provenientes de fuentes registradas o libres se combinen para brindar una experiencia personal única.  Un mundo que permitirá que cualquiera de nosotros cree aplicaciones personalizadas, que también nos permitirán a todos tener una gran participación en el mercado.

No esperemos al futuro. Internet de todo ya está aquí. Podemos optimizar el cuidado de nuestra salud y mejorar nuestras vidas con el conocimiento obtenido a partir de los datos personales. Esta generación temprana de dispositivos que se pueden llevar puestos, como FitBit, Jawbone e incluso Google Glass, es una pequeña demostración de todo lo que se puede lograr. A medida que aumente el nivel de inteligencia y el conocimiento contextual, los dispositivos “aprenderán” a actuar y a interactuar con nosotros, tal como lo hacemos los seres humanos. Proporcionarán un nivel más sofisticado de análisis predictivos para tomar mejores decisiones y más informadas.

¿Está preparado para todo lo que el futuro de la conectividad puede brindarle? Se prevee que para el año 2018, habrá 4.900 millones de usuarios, el 64% de la población mundial proyectada, y se utilizarán 10.200 millones de conexiones y dispositivos móviles en todo el mundo. ¿Cómo cree que será su experiencia de conectividad? Comparta con nosotros sus opiniones mediante Mi#IdT.

Share
Carlos Domínguez

Carlos Domínguez un Vicepresidente Senior en la oficina del Presidente y CEO de Cisco, así como un evangelista de la tecnología. Él tiene un profundo conocimiento de la tecnología y las tendencias actuales y emergentes y es un innovador apasionado. Él desafía y motiva a las audiencias de todo el mundo con atractivas presentaciones, muy animadas y llenas de un conocimiento profundo de cómo las culturas adaptables pueden crear organizaciones ganadoras.

Basándose en sus 21 años en Cisco, sus conexiones personales con los líderes de opinión de todo el mundo, y su amplia curiosidad, Domínguez destaca nuevas tendencias en tecnologías exponenciales que los individuos y organizaciones tienen que seguir para permanecer relevantes.