La Universidad de Costa Rica crea un entorno de aprendizaje conectado de colaboración

Con más de 6900 docentes y unos 37 600 estudiantes por año, la Universidad de Costa Rica (UCR) es la institución de educación superior más importante de América Central. Tiene el compromiso de mantener altos niveles de excelencia educativa y mejorar el acceso al conocimiento a través de sus cinco campus principales, siete centros regionales, 17 estaciones de campo y 24 bibliotecas y centros de documentación.

Hasta hace bastante poco, sin embargo, esa excelencia se vio amenazada por las limitaciones de conectividad de la red. La única manera en que el personal y los estudiantes podían acceder a las herramientas y el material educativo en línea era a través de una cantidad limitada de computadoras conectadas en red. Hasta los estudiantes que tenían estupendos equipos portátiles propios también tenían que utilizar las máquinas de las salas de computación de la universidad para ingresar en la red del campus y los sistemas informáticos centrales.

Por otra parte, la universidad quería encontrar nuevas maneras para permitir al personal y los estudiantes colaborar en línea, favorecer la enseñanza inclusiva y mejorar el flujo de conocimientos y experiencia.

“Vivimos en un mundo cada vez más interconectado por las nuevas tecnologías de la información y el conocimiento. Por lo tanto, existe un enorme potencial para el trabajo académico virtual y para la colaboración en redes de conocimientos locales, regionales e internacionales”, afirmó la Dra. Yamileth González, rectora de la UCR.
“Ante esta realidad, nos enfrentamos a un doble reto. En primer lugar, incorporar las tecnologías de la información y las comunicaciones en tareas fundamentales y, en segundo lugar, contribuir con la formación digital de nuestra gente en todas las áreas de su vida diaria: económica, social, política, cultural y educativa”

La solución
La UCR comenzó por introducir la tecnología WLAN con puntos de acceso en auditorios y laboratorios de computación. Luego, la universidad decidió adoptar una implementación WLAN más amplia de interiores y exteriores que ofreciera alta disponibilidad, escalabilidad y velocidad. Además, la universidad consideró otros aspectos, entre ellos, la administración centralizada, el aprovisionamiento automático, la autenticación de acceso único a través del protocolo LDAP (Lightweight Directory
Access Protocol), la protección de la inversión, seguridad y compatibilidad de plataforma.

Cisco respondió a todas esas necesidades y en una fase inicial se implementaron 140 puntos de acceso inalámbrico. Año tras año se fue aumentando la cantidad de puntos de acceso hasta alcanzar las 460 unidades, según el último inventario. De esta forma se proporciona cobertura inalámbrica a zonas internas de sitios principales junto con espacios exteriores y sitios regionales.

En la actualidad, AURI-2 (Acceso Universitario a la Red Inalámbrica) está disponible en todas las sedes universitarias y ofrece un 80% de cobertura, principalmente a través de puntos de acceso inalámbrico Cisco Aironet® de la serie 1130AG. Esto se complementa con puntos de acceso inalámbrico Cisco® Aironet de la serie 1140 en lugares donde la instalación sencilla y la eficiencia energética son prioritarias, y puntos de acceso inalámbrico Cisco de las series 1230AG, 1250, y 1310 en entornos más complejos.

La universidad, además, cuenta con seis controladores de red LAN inalámbrica Cisco 5508 y un sistema de control inalámbrico Cisco para la supervisión y administración centralizadas. La plataforma inalámbrica está conectada a los servicios LDAP de la UCR. El acceso a la red únicamente está autorizado a estudiantes o empleados.

Cuando los usuarios tratan de conectarse a la red WLAN, se les solicita su identificación y contraseña, las que a su vez se cotejan con el registro LDAP. Una vez iniciada una sesión, los usuarios pueden mantenerse conectados durante 12 horas en total. “Por ahora usamos LDAP para la autenticación pero con el tiempo vamos a incorporar otros protocolos como TACACS o RADIUS”, explicó Abel Brenes, director del centro de informática de la UCR.

Cisco ayudó a evaluar la infraestructura y perfeccionar las configuraciones de los puntos de acceso; además, formuló recomendaciones sobre las mejores prácticas en redes inalámbricas. La WLAN no solo ofrece acceso básico a la red, sino que también
admite el conjunto completo de colaboración de Cisco, que comprende Cisco Unified Communications Manager, Cisco Unified Personal Communicator y Cisco WebEx®.

En la actualidad, la UCR está trabajando para lograr el 100 % de cobertura mediante la instalación de un controlador de red LAN inalámbrica Cisco 5508 y 147 puntos de acceso adicionales.

Los resultados
La mayor cantidad de puntos de acceso en el campus de la UCR ha generado un impresionante aumento de la cantidad de usuarios. En 2007, apenas 300 usuarios se conectaban a la red WLAN; hoy, la red admite unos 1200 usuarios por día y esa cifra sigue en aumento. La red inalámbrica ofrece acceso a una amplia gama de aplicaciones, desde telefonía IP hasta videoconferencias, e incluso permite a los estudiantes de ingeniería cargar datos directamente en los sistemas de información geográfica mientras realizan mediciones en exteriores.

La administración de la plataforma inalámbrica es sencilla para el departamento de TI de la universidad, y exige un nivel mínimo de mantenimiento. Estas prestaciones son fundamentales, ya que los recursos humanos son limitados y se necesitan para
atender otras actividades de TI.

“AURI-2 permite a los estudiantes y docentes conectarse todos los días con sus equipos portátiles y teléfonos celulares, para obtener información e intercambiar mensajes de correo electrónico, incluso durante los fines de semana”, comentó Jorge Carranza, administrador de redes en el campus de la UCR de la ciudad portuaria de Golfito. La UCR ha identificado otras ventajas. Por ejemplo, los docentes que usan equipos portátiles, tabletas o teléfonos celulares pueden tener acceso a distintas bases de datos de la universidad y generar contenido multimedia para sus cursos en entornos exclusivos de Moodle y Cisco WebEx.

Mientras tanto, los estudiantes cuentan con un mayor acceso a plataformas educativas y de servicios de la universidad, como campus virtual, bibliotecas, consulta de deuda, comunicaciones de colaboración y registro en línea. También se pueden conectar a miles de recursos de aprendizaje multimedia en sitios académicos internacionales en línea. Laura Jiménez Acuña, una estudiante de la sede del Pacífico de la UCR señaló: “Desde la instalación de la red inalámbrica, es más sencillo mantenerse conectado. Es una herramienta útil para quienes estudiamos tecnología de la información empresarial”

Para obtener más información sobre las redes inalámbricas de Cisco, visite:
www.cisco.com/go/wireless

Share

View Comments

  • Un poco desactualizado el caso, ya q Doña Yamileth ya no es rectora ni Abel es director. Seria interesante saber como esta la red al 2013.