El imperativo de la innovación

Quizás más que en cualquier momento de la historia, las organizaciones del sector público y privado se encuentran bajo gran presión para innovar más rápidamente.
Si bien este “imperativo de innovación” se produce por una serie de factores, la creciente globalización y las elevadas expectativas de los clientes o ciudadanos son los principales responsables del desvelo de los ejecutivos.

Además, los avances de la tecnología digital permiten que nuevos participantes del mercado amenacen (y superen) a quienes no puedan hacer frente al desafío de la innovación. La historia reciente ofrece muchos ejemplos de líderes del mercado que han sufrido las consecuencias calamitosas de no haber podido predecir la transición a los modelos de negocios “digitales” (Kodak y Blockbuster son los ejemplos más recordados). Los intereses son altos: se estima que, para 2027, las nuevas firmas reemplazarán al 75% de las empresas que se encontraban en el índice S&P 500
en 2011.1 Gran parte de este volumen competitivo provendrá de la disrupción del mercado generada por la tecnología.

El aumento de las demandas de innovación más acelerada, globalización y mejor experiencia del cliente afectará negativamente la complejidad operativa y harán que muchas compañías se enfrenten a preguntas críticas como las siguientes:

  • ¿Cómo optimizaremos continuamente nuestros procesos de desarrollo y fabricación para respaldar ciclos de innovación más acelerados?
  • ¿Cómo cumpliremos las crecientes exigencias de los clientes con conocimiento tecnológico que esperan obtener un servicio perfecto?
  • ¿Cómo manejaremos el complejo y creciente portafolio de activos físicos dispersos por todo el mundo?
  • ¿Cómo haremos para administrar con eficacia nuestro creciente ecosistema de partners de la cadena de abastecimiento?

Para abordar estos y otros desafíos, las organizaciones recurren cada vez más a Internet de las cosas (IoT), que comprende redes de objetos físicos y sensores conectados que automatizan operaciones, ya que:

  • Reúne información de manera automática sobre activos físicos (máquinas, equipos, dispositivos, instalaciones, vehículos) para supervisar estados o comportamientos;
  • Usa esa información para brindar visibilidad y control que permitan optimizar los procesos y el uso de recursos, y mejorar el proceso de toma de decisiones.

IoT es un facilitador del ecosistema de Internet de todo (IoE), que incorpora a las personas además de los datos, los
procesos y las cosas. El componente “humano” de IoE normalmente impulsa una variedad de soluciones basadas en la colaboración. Por otra parte, las soluciones impulsadas por IdC incluyen datos, procesos y cosas, pero no personas.

La implementación de IoT se ha disparado en los últimos años. Según Zebra Technologies, en un estudio realizado con Forrester Research, la implementación empresarial de IdC ha aumentado un 333% desde 2012. De acuerdo con la encuesta, el 65% de los encuestados había implementado tecnologías de IdC en la empresa en 2014, en comparación con un 15% en 2012.3

Recientemente, Cisco realizó una encuesta ciega global para conocer más sobre la forma en que las organizaciones
aprovechan IoT para transformar sus actividades comerciales, y sobre qué pueden hacer para obtener un mayor valor. Los 1230 encuestados representaban:

  • Dieciséis países: Alemania, Australia, Brasil, Canadá, China, Corea del Sur, España, Estados Unidos, Francia, India, Italia, Japón, México, Reino Unido, Rusia y Sudáfrica.
  • Siete sectores con un uso intensivo de IdC: fabricación, sector público, transporte, comercio minorista, petróleo y gas, servicios públicos, metales y minería.
  • Ejecutivos de TI (el 47% de los encuestados) y ejecutivos con enfoque en línea de negocios (LoB) y en tecnología operativa (TO)* (el 53%).

Los resultados de la encuesta brindaron información importante sobre la función que puede cumplir IdC para ayudar a las organizaciones a mantener su competitividad y recomendarles medidas específicas que deberían adoptar.

Para seguir leyendo:
Así crecerá Internet al 2019
El imperativo de la innovación
¿Conoces la diferencia entre #IoE e #IoT?

Share