Inclusión y tecnología, dos caras de la misma moneda

Muchas veces me han preguntado si liderar una de las mayores empresas de tecnología del mundo en una región que a primera vista definiríamos como subdesarrollada, o pobre, no hacía mi trabajo más difícil, implicando en la pregunta que nuestros países no pueden darse el “lujo” de invertir en tecnología porque primero existen otras necesidades básicas.

Desde mi punto de vista, como ejecutivo de Cisco desde hace dos décadas, y desde Cisco misma como compañía en lo que tiene para aportar en esta discusión, considero crítico que un país tome la tecnología como una herramienta, una palanca, que al final del día genere una mejora de competitividad.

Y la competitividad es vital para que nuestros países enfrenten los distintos desafíos sociales. Hoy quiero compartir una experiencia personal de cómo podemos cerrar la brecha social de la Argentina a partir del uso de tecnología.

El año pasado, con un grupo de voluntarios de Cisco Argentina, dictamos el curso “Introducción a la Tecnología de Información” del Programa de Cisco Networking Academy llamado “IT Essential” en Cooperativa La Juanita.

Cisco Networking Academy, uno de nuestros programas de responsabilidad social, pretende contribuir con el desarrollo de habilidades de Tecnologías de Información y Redes, y desarrolla también las prácticas en una plataforma de enseñanza para que la comunidad educativa pueda tomar estos contenidos y capacitar a la sociedad.

También se encarga de actualizar los cursos en forma permanente ya que, como ustedes saben, es una industria que está en constante evolución y que es el principal desafío para muchas Universidades y Escuelas Técnicas.

El Programa requiere de partnership con organizaciones como el Centro de Capacitación de Alta Tecnología de Latinoamérica CCATLAT Cisco Academy que nos permite atender a los Institutos educativos y Universidades que luego se transforman en Academias del programa para formar y certificar instructores. De esta manera los programas no solo mantienen la calidad de los contenidos académicos y prácticas diseñadas por los especialistas de Cisco, sino también el conocimiento de aquellos instructores que se encargan de la formación directa de los alumnos.

La formación de instructores fue el primer desafío que encontramos en la Cooperativa La Juanita que acababa de abrir su escuela de oficios digitales llamada Potrero Digital de la mano de la voluntad de Silvia Flores de la Cooperativa, y el apoyo de la Fundación Compromiso y Mundo Loco de Juan José Campanella.

Gracias a empleados voluntarios de Cisco Argentina que tuvieron que capacitarse y certificarse como Instructores de Cisco Networking Academy, y que donaron sus horas personales, pudimos llevarlo adelante. Todos los sábados de 9 a 12 hs, estuvimos en la Cooperativa y dictamos el curso de IT Essentials con más de 40 alumnos.

Formamos a jóvenes menores de 20 años y a los que yo llamo los “no tan jóvenes”. Nuestro objetivo era habilitar futuros técnicos de soporte de tecnología de información, sin distinción de edad, sexo o condición social.

La realidad es que fue un aprendizaje para todos. Para los alumnos pero también para nosotros como empleados de Cisco. A título personal, como instructor voluntario aprendí de ellos; de sus conocimientos, sus experiencias y de sus realidades. Y este es un sentimiento compartido por todos los instructores.

Un capítulo que merece un tratamiento especial es la Cooperativa La Juanita como organización. “Esfuerzo propio y ayuda mutua” dice una leyenda en una de sus paredes. Ubicada en el Partido de la Matanza, Silvia y Toti Flores hacen realidad esta idea dentro de una comunidad vulnerable con muchas carencias y falta de acceso a oportunidades.

A través del esfuerzo de cada miembro de la Cooperativa, pero con espíritu de ayuda en común, buscan habilitar a aquellos que se acercan a aprender nuevos oficios y ayudarlos a conseguir mejores trabajos que les permitan mejorar su condición. Son un ejemplo para una sociedad carente de valores. Ellos demuestran valor por el trabajo tanto el valor por ganarse el respeto.

Quiero contar también que la Cooperativa no les cobra una cuota en dinero a los alumnos, pero sí les exige un pago en términos de presencia, actitud y ayuda a los demás. Si querés recibir ayuda tenés que ganártela. Ojalá, mis hijos lo internalizaran tanto como estos jóvenes. Por eso era el lugar para arrancar esta idea. Acá podíamos empezar a soñar y así lo hicimos.

Pero para ir concluyendo, faltaba aún un capítulo más. Cuando nos propusimos abrir el curso de Cisco Networking Academy siempre soñamos con algo más grande. De la mano de Carolina Biquard, Directora Ejecutiva de Fundación Compromiso siempre buscamos que este primer proyecto sea la semilla para muchos otros potreros, y para cumplir ese sueño era esencial reclutar y formar más instructores.

Esta semana, ante esta situación de pandemia mundial, dimos ese paso doble. Muchos de los jóvenes que fueron alumnos de IT Essentials, comenzaron el curso para ser instructores, dictado a través de la plataforma de Cisco WebEx en forma virtual y con el apoyo de CCATLAT Cisco Academy.

Cuando se certifiquen, ellos son quienes dictarán los cursos en los nuevos Potreros Digitales que se han abierto en el Partido de Morón, de Derqui y en otros lugares más de la Argentina.

El COVID-19 trajo muchos problemas, pero nos obligó a probar y hacer uso de la tecnología para sortear la NO PRESENCIA FÍSICA que nos impuso la cuarentena. De un día para el otro POTRERO DIGITAL con Cisco WebEx continuó dando clases. NO PARÓ y, por el contrario, creció. Superó las limitaciones de las distancias a partir de la virtualidad.

Por lo tanto, reafirmó que dimos un paso doble. Formamos instructores que nacieron en el Potrero para que haya más potreros y nos superamos en alcanzar a más alumnos que ya no necesitan estar físicamente ligados a una locación geográfica.

Y colorín colorado, este cuento NO HA ACABADO. HA COMENZADO. Reducir la brecha digital es reducir la brecha social. Si no formamos capacidades digitales en aquellos que más lo necesitan, los condenamos a la pobreza. Cada vez los trabajos manuales van desapareciendo y los nuevos oficios estarán asociados a utilizar la tecnología.

GRACIAS  A @POTRERO DIGITAL. Gracias @CCATLAB.  GRACIAS A LOS VOLUNTARIOS  de Cisco y de todas las empresas que apoyan esta iniciativa.

FELICITACIONES A LOS ALUMNOS, son nuestra esperanza .

APOYEMOS A HACER ESTE SUEÑO UNA REALIDAD.

Share
Gabriel Sakata

Gabriel Sakata es Gerente General de Cisco para Argentina, Uruguay y Paraguay desde el año 2013. Inició su carrera en Cisco en el año 2000, cumpliendo distintos roles como Gerente de Ingeniería, de Canales y de Ventas de Arquitecturas Empresariales para Argentina, la región de Cono Sur y América Latina.

Es miembro del Directorio de la Cámara de Comercio Americana (AmCham) en Argentina.

Previo a Cisco trabajó en distintas empresas del mercado de Tecnología de Información y de Comunicaciones como Transistemas y Telefónica de Argentina, entre otras.

Es Ingeniero Electrónico recibido en la Universidad Tecnológica Nacional de Buenos Aires.

Posee un MBA de la Universidad del CEMA.

View Comments

  • Maravilloso relato. Es la bocanda de aire feesco que necesitamos todos para atravesar estos momentos tan críticos!! GRACIAS GABY!!!!

  • Excelente Gabriel y todo el equipo de voluntarios de Cisco Argentina que hicieron posible este proyecto.