Cisco introduce la Colaboración Cognitiva

El futuro del trabajo ya está aquí. Es parte de un nuevo enfoque llamado Colaboración Cognitiva que incorpora inteligencia artificial dentro del contexto adecuado y con las personas adecuadas, para fomentar conexiones humanas más profundas y personalizadas.

En el Siglo XX el trabajo colaborativo solía depender del espacio físico y en menor medida de las comunicaciones. Se necesitaban salas de reuniones para las conversaciones de varias personas, así como conferencias telefónicas para incorporar eventuales colaboradores remotos. Las herramientas de colaboración evolucionaron rápidamente en el siglo XXI.  Del correo electrónico y las conferencias web hacia la disponibilidad ubicua  del video y herramientas para una rápida difusión de mensajes y documentos. Todo esto sumado al advenimiento de las tecnologías móviles, ayudaron a “sacar” a muchas personas de la de la oficina e impulsar el concepto del trabajo en cualquier lugar.

Pero aún con el establecimiento de una conectividad confiable, había una pieza faltante en el rompecabezas colaborativo, una dimensión que es vital para garantizar la productividad y la eficiencia: la falta de una verdadera conectividad humana

Supongamos que usted está en una reunión, frente a varias personas, ya sea en persona o en una videoconferencia. ¿Qué sabe sobre esas personas? ¿Quiénes son? ¿De dónde vienen en términos de educación y experiencia laboral? ¿Tienen personas conocidas en común? El conocimiento previo de las personas ahorra tiempo en las reuniones, evita que los participantes se distraigan y en general permite que las reuniones y los proyectos progresen más rápidamente. Las conexiones humanas sólidas generan valor y sentido de propiedad entre los miembros de un equipo, de una reunión o de un proyecto y ayudan a mantener el impulso, la inspiración y la cohesión.

La Colaboración Cognitiva es la estrategia que ayuda a entregar experiencias de transformación masivamente personalizadas al lugar de trabajo. Utiliza la inteligencia artificial y el aprendizaje automático para ayudar en una variedad de actividades relacionadas con reuniones y proyectos, como iniciar una sesión sin esfuerzo, proveer reconocimiento facial con etiquetas virtuales de los participantes en pantalla e incluso, comandos hablados en la sala de reuniones.

Uno de los conceptos más importantes es la capacidad de obtener información instantánea (insights) y justo a tiempo para comprender mejor y relacionarse con las personas en la reunión.

Pero primero, pongamos eso en contexto: Uno de los beneficios de las videoconferencias, además del ahorro de tiempo en viajes, es el hecho de que los otros participantes son visibles en la pantalla. Tener rostros para mirar en lugar de solo voces para escuchar o mensajes de texto para leer, proporciona un beneficio incalculable para el progreso de un proyecto.

Lenguaje corporal, contacto visual, gestos faciales sutiles: todas estas son señales que ayudan a dirigir las conversaciones hacia adelante, representan la esencia misma de la conexión humana y ayudan a reforzar componentes esenciales como la confianza y la sinergia. La videoconferencia de alta calidad de esta manera mejora enormemente el proceso de reunión y colaboración. Y tener a todos tan claramente visibles en la pantalla, ofrece una oportunidad perfecta para sumar inteligencia y contexto con el fin de fortalecer las conexiones y hacer más productivas las interacciones.

La nuestra es una era en la que las personas están más conectadas físicamente que nunca, gracias a las tecnologías inalámbricas e Internet, pero al mismo tiempo las personas también se sienten menos conectadas emocionalmente. La innovación que trae la colaboración cognitiva es lo opuesto, porque facilita a las personas el polinizar sus ideas, sentirse conectadas y conocerse a un nivel más humano versus un nivel superficial.

Hay muchos que ya han visto el valor de los “insights” y los han incorporado físicamente a sus entornos. Steve Jobs siempre se aseguró de que sus espacios de trabajo en Apple brindaran una amplia oportunidad para que las personas se conocieran e interactuaran. Había tomas de corriente en todas partes y la cultura corporativa permitía y permite hoy a las personas, llevar sus computadoras portátiles con ellos y hablar con otros en el horario laboral.

Muchas otras organizaciones han seguido el ejemplo y no solo las nuevas empresas de alta tecnología han reconocido que el ingrediente vital para fomentar un lugar de trabajo productivo y colaborativo es la profundidad: las personas necesitan profundidad en sus interacciones y sus relaciones.

El futuro del trabajo ya está aquí, habilitando la próxima ola de productividad e innovación corporativa. Se logra gracias a tecnologías que permiten que los dos mundos de las conferencias web y la interacción humana profunda se combinen sin esfuerzo a través de los conocimientos presentados.

A eso se llama Colaboración Cognitiva.

________________________________________

Obtenga más información y vea cómo puede construir una fuerza laboral más efectiva a través de la colaboración cognitiva; lea el estudio de Nemertes aquí.
Share
Pilar Fernández

Pilar es Ingeniera Electrónica con una maestría en finanzas. Tiene 15 años de experiencia trabajando para grandes corporativos en la industria de las TICs. Es especialista en el desarrollo de estrategias de mercadotecnia para fomentar el posicionamiento y la generación de demanda basada en soluciones de negocio. Le apasiona escribir.