Categories: Seguridad

Aceleración hacia la digitalización

En los últimos meses mucho se ha dicho sobre la aceleración hacia la digitalización, la remotización del trabajo y el aumento de la actividad cibercriminal tomando provecho del contexto de la pandemia.

Sin embargo creo que aún hace falta una mayor reflexividad sobre cómo deben adaptarse los individuos y las organizaciones para lograr resiliencia. Resiliencia es una palabra maravillosa porque resuena en prácticamente cualquier disciplina, ya sea que hablemos de psicología, sociología, medicina, economía, infraestructuras tecnológicas y ciberseguridad, entre otras.

El comportamiento de la sociedad ante el coronavirus y la ciberseguridad ofrece en ambos casos, varias similitudes, sobre todo porque luchamos contra un “intangible”. Así como Wannacry en Mayo de 2017, nos hizo tomar conciencia de que no estábamos preparados para enfrentar la propagación “epidémica” de un malware, lo mismo nos sucede ahora en el ámbito biológico. Si hablamos de “sentido común”, que como suelen decir “es el menos común de los sentidos”, encontraremos desde gente que duerme con barbijo, cubreboca o mascarilla hasta aquellos que se reúnen a celebrar la amistad compartiendo la pipa de la paz, mientras que en la cibernética tendremos a quien hace click desaprensivamente en el correo electrónico del príncipe que le dona su fortuna y en el otro extremo aquellos que adoptan medidas de seguridad tan complejas que obstaculizan el desarrollo del negocio y son sufridas o eludidas por los usuarios.

Ya hemos visto cómo algunas organizaciones han demostrado resiliencia ante la irrupción de COVID-19, pero esto ha sido en gran parte el resultado de una construcción que comenzó tiempo antes, con decisiones que se anticiparon a las transiciones del mercado, buscando cultivar una cultura de trabajo que abrazara la flexibilidad del “workstyle”, “workplace” y los “workflows”.

Por otra parte, para tantos otros que han reaccionado como pudieron, soportando un tremendo estrés para garantizar la continuidad operativa, muchas veces llevándose por delante la ciberseguridad, cabe un mensaje alentador. Es que tomando las decisiones correctas y rompiendo antiguos paradigmas, es posible reconfigurar el modelo y la operación del negocio para asentarse en una “nueva normalidad” que permita el despertar de nuevas posibilidades de prosperidad que en la realidad pre-pandemia no se habrían explorado.

Esta nueva forma de vida nos trae grandes oportunidades y también nuevos desafíos. Los especialistas dan cuenta de la necesidad de actualizar la legislación para dar respuesta a la expansión digital, modificar la pedagogía para adaptarla al estilo de enseñanza remota y concientizar a las personas para apuntalar su participación digital segura. Será acaso esa toma de conciencia la que permita adoptar soluciones de telemedicina, educación, trabajo remoto; y aunar esfuerzos para garantizar el funcionamiento seguro y resiliente de las infraestructuras críticas de un país.

Conozca aquí más sobre CDA Colombia

Share
Juan Marino

Juan Marino, Regional Sales Manager de Ciberseguridad, lidera un equipo de especialistas de seguridad que escuchan y asesoran a organizaciones privadas y públicas con el objetivo de mejorar la postura de ciberseguridad habilitada por capacidades tecnológicas.

En 15 años en Cisco, enfocado en la industria de networking y seguridad, Juan ha desarrollado continuamente las estrategias efectivas de posicionamiento de las soluciones y es un orador apasionado que siempre busca la forma mas poderosa, sintética y creativa para esconder la complejidad de la tecnología y traer, en su lugar, ideas claras que resuenan y provocan acción.

Juan ha sido profesor universitario en materia de telecomunicaciones en la carrera de Ingeniería en Electrónica y actualmente lleva a cabo disertaciones regulares para la concientización en el ámbito educativo sobre los riesgos y competencias del ciudadano digital

https://www.linkedin.com/in/juanmarino/