Categories: Centro de Datos

Aterrizando entre nubes – Parte 1

Por Fernando Rodriguez M.

El sistema de aterrizaje instrumental -ILS por sus siglas en inglés- es el sistema de control establecido por la Organización de Aviación Civil Internacional que permite que ”un avión sea guiado con precisión durante la aproximación a la pista de aterrizaje”[1] aún en condiciones atmosféricamente difíciles. Implica coordinación entre los equipos del avión, la tripulación y los equipos que están en tierra.

Haciendo un paralelo, la llegada de la computación en la nube demandará un trabajo coordinado por parte de todos los actores involucrados (usuarios, empresas, departamentos de TI, proveedores de servicio, integradores, fabricantes, entre otros) que permita tener un buen y seguro aterrizaje.

Considero que somos afortunados de participar en este momento de la historia donde se vislumbra que la computación en la nube es el siguiente gran cambio de paradigma en la forma en que las tecnologías de la información se diseñan, se implementan y finalmente se usan en la sociedad, bien sea a nivel personal o a nivel corporativo.

Para algunos, la computación en la nube no es más que una moda, que como todas las modas pronto pasará. Para otros, es puro mercadeo que no trae nada nuevo, pues desde los inicios de Internet se ha venido utilizando con servicios como correo electrónico y otros. Otros más, la ven como algo interesante que hay que tener en el radar para fines académicos, pero la consideran  muy alejada de la realidad de nuestros países en América Latina.

En mi concepto, la computación en la nube representa el cambio más grande en la forma como se construye y consume TI, desde que se introdujo la arquitectura cliente servidor como alternativa a los Mainframes. En ese sentido, llegó para quedarse. No significa que lo que no sea computación en la nube vaya a desaparecer, pero si considero que estamos en un punto de inflexión, donde el crecimiento exponencial de aplicaciones que funcionan bajo este modelo superará en los años por venir al modelo “tradicional” al que venimos acostumbrados hace décadas.

Según datos del Cisco Global Cloud Index se espera que para el 2014, por primera vez en la historia, el número de cargas de trabajo procesadas en la nube sobrepase a la carga procesada en centros de datos tradicionales y genere más de 1.5 Zettabytes de información al año, con un crecimiento superior al 66% CAGR en el periodo 2010-2015. [2]

No existe una sola razón para explicar este crecimiento,  sino la mezcla de múltiples condiciones como:

  • la ubicuidad cada vez mayor de la banda ancha
  • el incremento exponencial de dispositivos inalámbricos conectados a la red: según el Cisco VNI  se espera llegar a 1.4 dispositivos por cada habitante de la Tierra para el año 2016, lo que significaría más de 10,000 millones de dispositivos móviles conectados a internet[3]
  • la consolidación de tendencias en los centros de datos como la virtualización y su evolución a la estandarización de servicios y su posterior automatización.

Desde el punto de vista tecnológico, la computación en la nube toma lo mejor de la era de los Mainframes (mayor eficiencia, mejor uso de recursos) y lo combina con lo mejor de la era de la computación cliente-servidor (flexibilidad, relación costo/beneficio, arquitectura abierta).

Todo esto permite habilitar el consumo de información desde cualquier dispositivo, en cualquier lugar, a través de cualquier red y en cualquier momento. Sin embargo, no es suficiente para explicar el crecimiento tan fuerte que se espera en los próximos años.

Lo realmente novedoso, es como todos esos componentes sumados tienen repercusiones económicas significativas para las empresas; no solo en aumento de la eficiencia en la operación de los departamentos de TI y de la empresa misma, sino sobre todo en las nuevas oportunidades de innovación y negocio que la nube ofrece.

En la próxima entrega desarrollaré el impacto económico de la nube.

Share
Tags: ILSnubeTIUS
Fernando Rodriguez Martinez

Fernando Rodríguez trabaja en Cisco como el Gerente de Alianzas de Virtualización y Nube para la arquitectura de Virtualización y Cloud Computing para la región de Multi Country Operation (MCO) conformada por Argentina, Chile, Colombia, Paraguay y Uruguay. Antes de asumir su actual posición, Fernando trabajó como Gerente de Desarrollo de Data Center para la región de CANSAC (Centro América, Norte de Suramérica y Caribe).

Fernando ha trabajado en Cisco por más de trece años, en donde ha desempeñado diferentes posiciones como Gerente de ingeniería de Cisco para Colombia y desarrollo preventa enfocado en los segmentos corporativo, gobierno y PYMEs. Posee actualmente reconocidas certificaciones de industria como CCIE (Cisco Certified Internetwork Expert), CISSP (Certified Information Systems Security Professional) y CCSK (Certified Cloud Security Knowledge). Previo a su entrada a Cisco, Fernando trabajó en Lucent Technologies como soporte regional para tecnologías de conectividad estructurada e inalámbrica.

Fernando Rodríguez es Ingeniero Electrónico de la Universidad Javeriana de Colombia y tiene una Maestría en Administración de empresas (MBA) del Instituto de Alta Dirección de Empresas (INALDE) de la Universidad de la Sabana en Bogotá. Es casado y tiene 2 hijos.