Blog Cisco Cansac
Share

No podemos hablar de transformación digital sin IPv6

- May 21, 2018 1:37 pm

Reto debe unir al sector público y privado

El proceso de transición hacia el nuevo protocolo de Internet, IPV6, es un imperativo para el crecimiento económico y social del país ya que, de ello, no solo va depender que más personas puedan conectarse a Internet de alta velocidad sino que más industrias y empresas puedan innovar, para lograr diferenciarse y competir en mejores condiciones en la era del IoT.

Y el camino hacia esta transición, a nivel mundial, se convierte en un imperativo, si consideramos que el protocolo IPV4 solo dispone, actualmente, de 4,000 millones de direcciones que se ha previsto serán insuficientes en los próximos 2 años. Esta escasez de direcciones va directamente relacionado con serias deficiencias en el uso y acceso de Internet de banda ancha, lo cual nos aleja de cualquier proceso de transformación digital.

Hoy, en el punto en el que estamos, podemos afirmar que resulta imposible sostener adecuadamente el crecimiento económico de un país que se mantiene bajo el protocolo IPv4. En ese sentido, resulta imperativo poder migrar a IPV6, con lo cual se podrá ampliar la cantidad de direcciones IP disponibles en la red a 340 sextillones, suficiente para cubrir las necesidades de conexión del mundo en los próximos 480 años.

Aunque Perú se convirtió, en el 2014, en el único país latinoamericano* en ubicarse en la lista Top 10 -con 11% de su tráfico en IPv6 y un aumento trimestral del 25%-  de los países con mayor penetración de IPV6 en el mundo, en esta última etapa resulta fundamental que pueda acelerarse este proceso, que viene siendo lento. Hay que considerar que todavía existe un 69% de tecnologías soportadas en el protocolo IPV4, el cual resulta ya obsoleto y termina siendo más caro.

A nivel gobierno, en agosto del 2017, se emitió un Decreto Supremo que señala que las entidades públicas deben formular su plan de transición de IPV6, hasta agosto de este año. El gobierno debe poder asegurar que Internet llegue a todos los ciudadanos a través de servicios públicos eficaces y seguros, estableciendo políticas justas.

En ese sentido, Cisco destaca su compromiso para contribuir como socio estratégico de este proceso de transición que no solo debe incluir al sector público sino al privado, considerando que es la única manera de hacer prosperar cualquier tipo de negocio, en base a innovación, diferenciación y competitividad. La colaboración entre el sector público y privado es fundamental para la consolidación local, es decir, la empresa privada tiene que sentirse parte de un plan general, a nivel del gobierno y a nivel mundial.

Desde el lanzamiento del nuevo protocolo en 1996, Cisco ha liderado el camino hacia la transición con el desarrollo de nuevos estándares que le han permitido integrar IPV6 a todo su portafolio y servicios. Cisco ofrece las soluciones pero, sobre todo, la asesoría y el soporte local para que las empresas – sean grandes, medianas o pequeñas- de diversos sectores económicos y entidades gubernamentales, diseñen sus planes de transición de manera oportuna y eficiente, liderados por la parte directiva.

No podemos hablar de estrategia de IoT sin hablar de estrategia en IPV6. En ese sentido, los beneficios que trae el IPV6 a nivel de calidad de Internet, son fundamentales para contar con redes de alto rendimiento que, por ejemplo, nos van a permitir contar con ciudades conectadas, además de tecnologías colaborativas en los trabajos y soluciones para lograr una mayor automatización de los procesos en sectores claves como la minería.

 * Según Google, Perú fue el primer país emergente, en unirse a los países con mayor penetración IPv6 del mundo.

Leave a comment